SPORTSQRO / SUPÉRATE TRANSFORMA EL MUNDO

15 MILLONES NO VALEN EL SUEÑO OLÍMPICO

Desde los 5 años, Paola Pliego Lara, emprendió un recorrido deportivo en la esgrima, entre eventos nacionales e internacionales logró conquistar la cima del ranking y en 2016 fue pieza clave para que el equipo nacional de esgrima llegase a Juegos Olímpicos de Río. Los malos manejos de las autoridades deportivas la despojaron de ese sueño, haciéndole creer al mundo que había resultado positivo en una prueba antidopaje. Hoy, 5 años después de lo acontecido, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) deberá pagar 15 millones de pesos a Paola, por daño moral y psíquico, esto debido a que la atleta luchó para que se hiciera justicia, pues ese examen antidopaje fue totalmente falso.

“Un sueño así no tiene precio, es algo por lo que das tu vida. Es algo que para mí no tiene precio, es algo a lo que le he dedicado a mi vida y no tiene precio”, expresó Paola.

En conferencia a la prensa esta tarde, los abogados que han colaborado con Paola en su caso, dieron a conocer que la Décima Sala del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, confirmó la sentencia que en febrero de 2020 dictó el juez decimocuarto de lo Civil, Francisco René Ramírez Rodríguez, quien condenó a la Conade a indemnizar con 15 millones de pesos a la esgrimista Paola Pliego por el “daño moral y psíquico”.

La determinación de este monto la hizo el juez, ya que tomó en cuenta que el sueño olímpico no es algo de 1 año, sino que los atletas se preparan toda su vida para llegar a una justa olímpica, por lo que se hizo una cuantificación  respecto a lo proporcionado en el expediente: (preparaciones fuera de México, entrenamientos, competencias…) todos los gastos que realiza un atleta para poder cumplir su objetivo, además de los gastos jurídicos que tuvo que realizar.

“Nosotros esperamos que la Conade haga lo que, presumimos, es lo correcto, una vez que tiene 2 fallos por el poder judicial, esperamos que tengan un cumplimiento voluntario por parte de la Conade, es un momento idóneo, seguimos confiando en que el gobierno hará lo correcto que es cumplir con la sentencia, y en caso de que por estrategia decidieran tratar de alargarlo, seguiremos adelante, haciendo lo necesario para que la sentencia se cumpla”, mencionó Alberto Román, abogado de Paola.

Este caso se convirtió en un precedente en la historia del deporte mundial, ya que es la primera vez que una atleta demanda a un organismo gubernamental por acciones como daño moral y es la primera vez que también resulta a su favor.

“Esto no modifica ninguna ley, no se hace que en todos los casos sea igual, pero un antecedente práctico sí lo es, en el tema donde se descubrió que le habían puesto un falso positivo a Paola es algo que nunca había pasado en el mundo, que se probara y que la atleta quedara libre de la acusación, en el caso de un tema de daño moral hacia un deportista y que este demande por no haber podido a competir es un acto histórico a nivel mundial. Colegas de otros países están interesados en saber qué pasa con este caso, es un ejemplo de lo que tienen que hacer los deportistas, no tengan miedo de ir por la vía legal”, comentó Ricardo de Buen, abogado de Paola.

Los abogados fueron claros al mencionar que no se tomarán acciones legales contra el expresidente de la Federación Mexicana de Esgrima, Jorge Castro, quien fue señalado en un principio por impedir que la esgrimista continuara con su preparación como seleccionada nacional, pese a que ya se había deliberado que era inocente del positivo en su control antidopaje.

“Cuando iniciamos esta causa nosotros platicamos con Paola y nunca discutimos el tema de una venganza o hacer que alguien reconozca sus actos, todos sabemos quienes pudieron estar detrás de estas decisiones inapropiadas y de este montaje, el expendiente acreditó una serie de mentiras y testimonios contradictorios, pero esa nunca ha sido la naturaleza, porque lejos de demostrar el daño que le causaron sería algo personal y es algo que nunca ha movido a Paola, y hasta el momento nunca lo hemos discutido como opción”, señaló Román.

Por ahora, la esgrimista se mantiene preparando para el próximo ciclo olímpico, París 2024, pero ahora como seleccionada de Uzbekistan, ya que pese a que la justicia demostró que ella tenía razón, le fue imposible continuar con su sueño en su propio país.

“Después de 4 años de saber que era una opción (competir bajo otra nacionalidad), me di cuenta de que el representa a México nade me lo va a quitar, porque mexicana soy y eso no cambia. Para mí era importante dar el ejemplo de  que siempre te puedes salir de una situación en la que no te están tratando de forma correcta, en la que no te dejan cumplir tus sueños y en la que no te dejan brillar. Lo veo más como que pese a todo sigo representando a México porque si estoy ganando algo por otro país, también lo estoy haciendo por México, nadie decide si somos o no mexicanos, solamente soy alguien que no aceptó las condiciones para decidir si representó a mi país o no”, concluyó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *