SPORTSQRO / SUPÉRATE TRANSFORMA EL MUNDO

HACE HISTORIA EN TERCERA DIVISIÓN PROFESIONAL

Fotos: Cortesía

Los Delfines de Abasolo son originarios de un municipio de Guanajuato en México, con casi 40 mil habitantes este equipo decidió hacer historia en el futbol nacional al elegir a Ana María Zavala Rico como su entrenadora, lo que la convierte en la primera directora técnica al frente de un equipo en la Tercera División Profesional del país.

La historia de Ana con el futbol comenzó a sus 5 años, una niña que soñaba con ser portera profesional. Pidió su primer uniforme a los Reyes Magos, pero nunca imaginó que varios años más tarde en 2017 formaría parte de la historia, al debutar en la primera liga profesional femenil en México, la Liga MX Femenil, con las Esmeraldas de León.

“Fue un cambio muy drástico de venir jugando amateur a jugar en profesional, desde que llegas a las instalaciones, el trato, el vestidor con tu uniforme, son cosas que no se pueden explicar, cuando estás ahí te das cuenta de que, no solo yo, miles de mujeres soñamos y luchamos por estar ahí. El primer torneo es algo que me dio mucha alegría. Eso fue un escalón para seguir en esto”, explicó Zavala.

El sueño también venía acompañado de preparación. Ana estudió la licenciatura en entrenamiento deportivo y se encontraba haciendo la maestría en educación cuando se dio la oportunidad de jugar para León Femenil. Ahí duró un año jugando; al salir, se dio cuenta de lo mucho que quería ser entrenadora por lo que se inscribió en la Escuela Nacional de Entrenadores que tiene la Federación Mexicana de Futbol, ahí se graduó como directora técnica y fue entonces que llegó la oportunidad con Delfines.

“Un día me llamó un amigo y me dijo que los Delfines buscaban entrenador, me dijo que fuera a hablar, yo no me esperaba tener la oportunidad de una Tercera División profesional, lo dude. En ese momento de mi vida estaba deprimida porque había fallecido mi abuelo y no quería saber nada de la vida, pero hubo un punto donde recordé que había luchado toda mi vida por el futbol, y cuando me tocó estar con mi abuelo estuve lo más que pude… me di cuenta que me lo debía a mí misma intentarlo por todo lo que había pasado y pues me fui, me hablaron del proyecto y me quedé”, mencionó.

 

EXPERIENCIA EN TERCERA

 

Son 192 equipos los que conforman la Tercera División Profesional en México. Si bien, es el camino para llegar a la Primera División, está muy lejos de tener los lujos, apoyos, y a veces hasta canchas en condiciones favorables, no cualquiera dirige en esta categoría y vive para contarlo.

Ana recuerda una ocasión, en la que minutos antes del partido, ella y su cuerpo técnico tuvieron que conseguir calcetas blancas, para que todos sus jugadores estuvieran uniformados a la hora del silbatazo inicial. “Las carencias te hacen disfrutar un poco más el paisaje”, señaló.

Originaria de Valle de Santiago, Guanajuato, Ana relata que diariamente recorre 1 hora y 20 minutos para llegar a su lugar de trabajo, el primer día cuando emprendió este viaje, en octubre del 2020, hubo una situación que por poco la vence, pero hasta hoy, no hay voz que se haga escuchar más fuerte en el campo.

“Solamente tuve un detalle cuando llegué, iba subiendo para entrar al vestidor y escuché que alguien de mi equipo gritó –aquí no se aceptan mujeres- yo no sabía si salir corriendo y no regresar o confrontar a quien lo dijo, pero siempre he sido una mujer abierta, entendí la parte de que es una ciudad pequeña y soy la primera mujer entrenadora. Estos comentarios son algo que se deben acabar, pero también debemos aprender a lidiar con eso, me quedé callada, me presentaron los profes y ellos resaltaron que estaba ahí por la capacidad y la preparación que tengo, y de ahí en más no me ha tocado algo así, pero algunos técnicos los quiero saludar y se voltean cuando les ganamos, solamente han sido 2 o 3 veces, pero es algo en lo que no me fijo mucho, hay que disfrutar y a seguir trabajando para seguir creciendo”, explicó.

La entrenadora de 25 años cuenta con el apoyo de Marco Aurelio Ruíz, quien es su auxiliar y preparador físico, además de Pedro Cervantes quien hace de todo un poco como utilero, masajista etc. Pese a que su familia le llegó a decir que se dedicara a algo que le dejara dinero, hoy orgullosamente ha hecho historia en el futbol y va por más.

“Quisiera seguir en esto por mucho tiempo, ir disfrutando cada proceso, me gustaría por una parte seguir en el futbol varonil para que más mujeres tengan oportunidades, pero creo que mi meta, desde que entré a la Endit, siempre fue dirigir un equipo femenil profesional, ese es mi meta a alcanzar y con un cuerpo técnico de solamente mujeres, demostrar que sí se puede y abrir más puertas para otras entrenadoras”, explicó.

A pregunta expresa sobre ¿qué le dirías al futbol si este fuese una persona y la tuvieras de frente? Ana sonrió y mencionó: “Que estoy enamorada de él y que nunca dejaré de seguirlo, al lugar al que fuera yo me iría, creo que debes estar enamorada de tu profesión y desde los 5 años estoy enamorada del futbol y el día que no se me acelere el corazón como lo hace, lo voy a dejar, es algo que siento vibrar siempre”, concluyó.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *